Construida en 1848 por el arquitecto Daniel Molina, Plaça Reial es una joya por su lujo y belleza. Está ubicada en el barrio Gótico de Barcelona, a 30 minutos en autobús de Mercedes Heritage Apartments.

Este espacio abierto es considerado uno de los lugares más bulliciosos y vitales de la metrópolis, tanto de día como de noche. También es una de las zonas más visitadas por los locales y una parada obligatoria para todo turista que visite esta ciudad.

Una historia monárquica

Todo inició en 1835, año en que empezaron a desaparecer muchos de los edificios religiosos producto de las desamortizaciones. Esto fue lo que ocurrió con el antiguo convento de los capuchinos de Santa Madrona, el cual se destruyó ese año, quedando un gran espacio libre que sirvió para construir, años más tarde, lo que hoy se conoce como Plaza Real.

Esta joya arquitectónica surgió en medio de una sociedad burguesa en tiempos de graves conflictos sociales y políticos. En principio, nacieron diversas ideas sobre qué hacer con esta área con el único objetivo de enaltecer la monarquía. Sin embargo, después de discusiones se tomó la decisión de construir una plaza.

Originalmente, el proyecto pretendía inmortalizar al rey Fernando VII, monarca de la época, a través de una estatua ecuestre en el centro de la plaza. No obstante, este monumento no se llegó a hacer y en su lugar está la fuente de las Tres Gracias.

Lujo arquitectónico

Caminar por Plaza Real es una experiencia inolvidable. La atención se centra en la fuente de hierro de las Tres Gràcies, una obra de Antoine Durenne instalada a finales del siglo XIX.

También la acompañan los faroles de Antoni Gaudí, piezas casi únicas ya que solo hay cinco de estas farolas de luz a gas: estos dos y tres que están ubicados en Pla de Palau.

En los alrededores hay palmeras reales que le dan un toque exótico y tropical al lugar. Los textos de la época afirman que el arquitecto tuvo la idea de combinar mínimamente los espacios entre pilastras para crear la sensación que la plaza es cuadrangular.

Otra de las peculiaridades son las calles y los edificios que rodean esta plaza, debido a que se crearon pasajes para conectar vías estrechas.

Estas construcciones expresan lo señorial de la época, porque sus fachadas son lujosas y decoradas con figuras de barro. Además, le dan vida a una cantidad de comercios y restaurantes que hacen de pasear por Plaza Real una experiencia icónica.

La plaza fue remodelada por los arquitectos Frederic de Correa y Alfons Milà entre los años 1982 y 1984. Desde ese entonces, no hay paso vehicular por la zona.

Vida de día y de noche

La belleza y la majestuosidad hacen de Plaça Reial una parada obligatoria para los turistas y los locales, debido a que pasó de ser un lugar de adoración monárquica a ser hoy en día uno de los centros de la vida de la ciudad tanto de día como de noche, porque esta joya arquitectónica esconde en sus porches cubiertos diversos restaurantes, bares, comercios y locales, algunos considerados como los más frecuentados de Barcelona.

A continuación, te mencionaremos algunos de los mejores restaurantes y bares en Plaza Real:

Rossini

Se encuentra exactamente en Plaça Reial nº13 y es uno de los locales más espaciosos de la zona.

En la carta podréis encontrar todo tipo de comida típica italiana: desde tapas, pizzas y pastas hasta pescados, carnes, ensalada y postres. Además, está decorado de forma clásica, estilo que combina a la perfección con su entorno.

Marisco

Marisquería ubicada en un hermoso en un edificio renacentista de mediados del siglo XIX, en Plaza Real nº8.

Antiguamente, este local fue el Gran Café Español y también el Museo Pedagógico de Ciencias Naturales, lo que permitió la visita de personalidades conocidas como Ava Gardner, Mario Cabré, Joan Miró y Salvador Dalí.

Ocaña

No importa la hora, este es un sitio muy versátil porque en el mismo lugar se puede disfrutar de una cafetería, un bar restaurante y un bar de copas, ya que este espacio concentra a Ocaña Café, Ocaña DF, Ocaña Apotheke y Ocaña Club.

La decoración es única, porque se conserva original desde 1856. Se sitúa en Plaza Real nº13, nº14 y nº15.

Karma

Una de las discotecas más concurridas de Barcelona. A partir de la medianoche empieza la fiesta en Plaza Real nº10 al ritmo de las mejores mezclas de Indie Rock. Este bar también cuenta con una terraza abierta desde las 18h hasta las 2:30.

Sidecar Factory Club

Desde 1982, este lugar es la cuna de los espectáculos musicales en vivo. Conciertos de ritmos, estilos y mezclas distintas atraen a personas de distintas edades, quienes visitan este club para divertirse en las noches.

Se trata de un sitio muy concurrido durante todo el año y está ubicado específicamente en Plaza Real n°7.