Uno de los lugares más emblemáticos de Barcelona es sin duda el Parque Güell (o Parc Güell) y prueba de ello son las más de 2 millones de visitas que recibe al año. Y todo gracias a la firma del arquitecto Antoni Gaudí, a sus singulares elementos arquitectónicos que simulan la naturaleza y a sus envidiables vistas a toda Barcelona y a la costa mediterránea.  ¿Quieres conocerlo más a fondo? ¡No te pierdas esta guía!

Un poco de historia: el proyecto inacabado

Aunque el parque es obra de Gaudí, el proyecto llegó de la mano (y del bolsillo) del empresario Eusebi Güell, quién tenía como idea edificar una urbanización de lujo de más de 17 hectáreas en la falda del Monte Carmelo.

Y aunque el proyecto (que se extendió de 1900 a 1914) no pudo finalizarse y tan solo fueron construidas las casa de Gaudí (su residencia desde 1906 y 1925) y la Casa Trías, hoy en día, y gracias a su interés turístico, es uno de los monumentos de la ciudad declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿Qué tiene de especial?

El Parque Güell es sinónimo de formas onduladas y geométricas, columnas que parecen palmeras, cerámica de colores y mucho simbolismo político y religioso. Nadie duda de que sea el máximo exponente de la etapa naturalista de Gaudí, ya que toda la construcción parece evocar a la misma naturaleza.

Para que no te pierdas de nada en tu visita, te citamos los puntos clave que debes visitar.

La entrada principal y sus pabellones

La puerta de acceso al recinto, que se encuentra en la calle Olot, nos da la bienvenida con una alegórica estructura cargada de símbolos que hacen referencia tanto al mundo terrenal (el avance de la industria y la burguesía catalana) y espiritual (la entrada del paraíso).

Entrada Paque Guell Barcelona

De esta entrada destacan la reja forjada con formas de palma y los dos pabellones principales (uno dedicado a administración y otro a mantenimiento) con las inscripciones “Parc” y “Güell” que destacan por su peculiar forma y su cerámica de trencadis, que sin duda recuerdan a un cuento de hadas (o para ser más exactos, al de Hänsel y Gretel).

El simbolismo de la escalinata de ascensión

De la entrada nace una espléndida escalinata que asciende hasta la sala Hipóstila. En su recorrido, dividido en tres tramos, encontramos la famosa escultura de la salamandra, que se ha convertido en uno de los iconos del Parque Güell y de Barcelona, así como otras fuentes como la del escudo de Cataluña y una serpiente y, finalmente, también encontramos un banco con forma de odeón pensado para recibir el sol en invierno y la sombra en verano.

Lagarto Parque Guell

Las columnas de la sala Hipóstila

También conocida como la Sala de las Cien Columnas, ya que está sotechado por la plaza superior, fue inicialmente planteada para acoger el mercado del barrio. Sin embargo, su acústica y el paso del tiempo han decidido que tenga un uso muy diferente, ya que además de ser visitado como monumento de la ciudad, también acoge conciertos de importantes músicos.

Sala Hipostila

Pero sin duda, el protagonismo de esta sala se lo llevan las 86 columnas de estilo dórico que simulan las estalagmitas de una cueva y su techo de bóvedas semiesféricas representando las cuatro estaciones del año y su ciclo lunar.

La plaza de bancos ondulantes y mirador de la ciudad

Esta plaza es el punto central del Parque Güell, ya que se encuentra sustentada por las columnas de la sala Hipóstila y por su magnífica orientación, desde la que se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad y del mar. En su concepción, esta plaza griega debía acoger las reuniones y la celebración de eventos comunitarios.

Parc Guell Turistas

Son 3.000 m2 de plaza bordeada por bancos ondulantes como una serpiente y recubiertos de pequeñas piezas de cerámica de colores y cristal, lo que es conocido como la técnica del trencadis. Predominan los colores azul, verde y amarillo, simbolizando la fe, la esperanza y la caridad.

Los mágicos viaductos

Son sin duda otro de los grandes elementos del Parque Güell, ya que simbolizan la naturaleza mejor que ningún otro elemento del recinto. Estos caminos tienen una longitud de tres kilómetros y salvan el desnivel de la colina.

Palmeras Parc Guell

Por una parte, en el tramo inferior tenemos el Viaducto del Museo en estilo gótico; en el tramo intermedio y en estilo barroco, el del Algarrobo; y en el superior, el románico Viaducto de las Jardineras. Los diferentes viaductos están comunicados por el camino del Rosario.

El Calvario del Turó de les Tres Creus

En la parte superior del Parque Güell, a 182 metros de altura, encontramos un promontorio con tres cruces en el lugar donde debería haberse erigido la capilla de la urbanización. Estas tres cruces representan la Pasión de Jesús y gozan de una panorámica espectacular de toda la ciudad.

Calvario Parque Guell

¿Qué más debes saber?

  • Para visitar la zona monumental, compuesta por la escalinata, la sala Hipóstila y la plaza central, necesitas comprar la entrada general por 7€. Precio especial para niños y mayores de 65 años.
  • El resto del parque es zona gratuita y de libro acceso.
  • El acceso principal está situado en la Calle Olot, número 3.
  • Puedes llegar en metro con la Línea 3 (Verde) desde la parada de Lesseps.
  • Llegarás en autobús con las líneas H6, 32, 24 y 92.
  • El horario estándar de visita es de 8:00 a 18:30 en invierno y hasta las 21:30 en verano.

Y si estás buscando un lugar donde alojarte durante tu visita a Barcelona, no dudes en reservar nuestros apartamentos. En Mercedes Heritage encontrarás el máximo confort para disfrutar de tu visita a la ciudad condal.