El Teatro-Museo Dalí se inauguró en 1974 sobre las ruinas del antiguo Teatro Municipal  de Figueres y se considera la última gran obra de Salvador Dalí, quien se dedicó a conceptualizarlo y diseñarlo con esmero para ofrecer a los visitantes una mirada íntima a su mundo creador y único.

A menos de dos horas de Barcelona por carretera, podéis llegar a Figueres y ver la colección más completa de la obra de Dalí, desde sus primeras experiencias artísticas hasta las obras de sus últimos años de vida.

El lugar perfecto para su obra

A principios de los años 60, el alcalde de Figueres Ramón Guardiola quiso rendir un homenaje al hijo más excelso de esta ciudad y le pidió a Dalí que donara una obra para el Museu de l’Empordà, pero Dalí quiso darle algo más a su pueblo natal: donarle un museo entero.

“¿Dónde, si no en mi ciudad, ha de perdurar lo más extravagante y sólido de mi obra, dónde si no? El Teatro Municipal, lo que quedó de él, me pareció muy adecuado, y por tres razones: la primera, porque soy un pintor eminentemente teatral; la segunda, porque el teatro está justo enfrente de la iglesia en la que fui bautizado; y la tercera, porque fue precisamente en la sala del vestíbulo del Teatro donde expuse mi primera muestra de pintura”.

Es así como por deseo expreso del artista, los restos del Teatro Municipal, que quedó destruido por un incendio a finales de la Guerra Civil,  se utilizarían como los cimientos de su propio museo.

Desde que el gobierno autorizó el proyecto, el mismo Dalí se involucró en el diseño hasta en el último detalle, al trabajar muy de cerca con los arquitectos y diseñar él mismo muchos espacios.

La cúpula de estructura transparente de látex fue un encargo que Salvador Dalí hiciera al arquitecto Emilio Pérez Piñero, quien lamentablemente no pudo ver el brillo de su obra dado que falleció en 1972. Esa cúpula hoy se ha convertido en un ícono del museo, e incluso de Figueres.

En el museo está la última habitación de Dalí, así como su tumba, aunque él no quería que lo enterrasen allí.

El museo por dentro

Cada estancia del museo es en sí misma una obra de arte, pues cada ambiente tiene una combinación de cuadros, esculturas, muebles, decorados y objetos curiosos que le dan un aire de singularidad.

Aproximadamente 1500 piezas de arte se exhiben en el Teatro-Museo Dalí, entre instalaciones, pinturas, esculturas, fotografías, grabados, hologramas, estereoscopias y muchas más.

En este museo se agrupan tres espacios museísticos que son:

  1. El Teatro-Museo propiamente dicho, donde cada minúsculo detalle fue concebido por el genio de Figueres.
  2. El grupo de salas producto de las distintas expansiones del museo donde se exponen numerosas obras del artista, las instalaciones estereoscópicas, los anamorfismos y las nuevas adquisiciones de la fundación Gala-Dalí.
  3. Las salas Dalí-Joyas que se inauguraron en el 2001 para exhibir las 39 joyas de oro y piedras preciosas de la colección Owen Cheatham, así como otras diseñadas por el pintor.

Toda su trayectoria

En el Teatro-Museo Dalí puede verse toda la trayectoria artística de este genio del arte, desde sus inicios en el impresionismo, cubismo y futurismo, pasando por el surrealismo hasta las obras que realizó en sus últimos años.

Mención especial ameritan las creaciones que hizo excusivamente para que fueran exhibidas en su museo donde se esmeró con pinturas y esculturas, pero particularmente con instalaciones monumentales como la Sala Mae West, la Sala Palacio del Viento, el Monumento a Francesc Pujols y el Cadillac lluvioso.

No solo Dalí

Si bien se trata de un museo dedicado al genio de Figueres, el artista invitó a varios colegas a que expusieran en sus instalaciones sus obras, como por ejemplo a Antoni Pitxot y a Evarist Vallès.

Además hay piezas de la colección privada de Dalí con obras del Greco, Marià Fortuny, Modest Urgell, Ernest Meissonier, Marcel Duchamp, Gérard Dou y Bouguereau, entre otros.

Desde Esquerra del Eixample podéis caminar unos cinco minutos y tomar un bus que, en un par de horas, los llevará hasta Figueres para dejarse cautivar por todo el arte de Dalí.