Aunque digan “en abril, aguas mil” tanto tú como yo sabemos que el buen tiempo es el protagonista de estas fechas. La ropa cada vez se acorta más, los colores vivos se apoderan de las calles y nuestro estado de ánimo se vuelve más ameno gracias a la vitamina solar. Además, los más peques de la casa entran en el último trimestre y esperan con ganas las vacaciones de verano, lo que nos obliga a ir pensando planes en familia.

Las mejores playas para ir con niños en Barcelona son una buena opción para pasar las largas tardes de verano con toda la familia. De hecho, la brisa marina genera grandes beneficios en el organismo de los niños, convirtiéndose en uno de los remedios naturales más efectivos para la salud de los pequeños. Veamos algunos ejemplos.

Beneficios de la playa para los niños

Ozono, yodo, iones negativos, sales minerales… todas estas moléculas están presentes en la brisa marina y repercuten en la salud de los niños produciendo:

  • Un aumento de las defensas del niño frente a cuadros infecciosos varios.
  • Un remedio natural contra catarros, tos y mucosidad.
  • Un antihistamínico natural ante las alergias primaverales ya que en la playa se dilatan los bronquios.
  • Un efecto relajante que calma la hiperactividad de los niños ayudándoles a conciliar el sueño mejor al finalizar el día.
  • Un incremento del apetito.
  • Vitalidad y flexibilidad para la piel gracias al contacto con la arena y sus nutrientes.

Listado de las mejores playas para ir con niños en Barcelona y alrededores

Una vez hemos comprendido los beneficios del mar para la salud de los niños, vamos a recomendar varias playas para ir en familia y disfrutar del verano con los que más queramos:

 

Playas de Calella

Cerca del Parque Natural del Montnegre y a unos 50 km de Barcelona se encuentra esta playa, hoy en día un destino turístico privilegiado de la costa catalana.

Las playas de Calella encabezan nuestro listado porque cuentan con el sello Destino de Turismo Familiar (DTF) al contar con actividades para toda la familia a lo largo y ancho de sus playas (club infantil, monitores especializados, animaciones gratuitas, deportes como volleyball o fútbol playa, kayak, senderismo organizado…)

 

Playas de Pineda de Mar

La localidad de Pineda de Mar se encuentra a medio camino entre Barcelona y Girona, convirtiéndose en un enclave mágico para todo tipo de públicos. Sin embargo, el turismo familiar gana puntos en esta zona ya que en Pineda de Mar existen playas con bandera azul y una base náutica para disfrutar de deportes marítimos que entretendrán a los niños.

No podemos olvidar el área de juegos que se extiende por las playas y los talleres de dibujo organizados por la fundación Tharrats para que los peques desarrollen su creatividad.

 

Playa del Remolar

Sumergidos en el delta del Llobregat se encuentra esta playa a la que se puede llegar cómodamente desde el parking, tanto a pie como en bicicleta, ya que dispone de una ruta en bicicleta muy sencilla y agradable para realizar en familia.

En este caso, hablamos de una playa muy tranquila en la que se pueden observar aves autóctonas y aviones que van y vienen del aeropuerto de El Prat. Eso sí, no hay muchos servicios en esta playa salvo los que dispensa la propia naturaleza.

 

Playa del Sausalito de Sitges

 Media hora al sur de Barcelona encontramos la localidad de Sitges, famosa no solo por sus Carnavales, sino también por sus playas. Aunque es un destino turístico, especialmente en verano, las playas de Sitges y, en especial, el Sausalito, cuentan con todos los servicios para pasar unas vacaciones en la playa en familia memorables.

No os olvidéis de tomar un buen helado después de comer en las heladerías de la zona mientras paseáis por el paseo de la Ribera.

 

Playas Calabecs y Waikiki en Tarragona

Si contamos con el espíritu aventurero suficiente, una de las mejores playas para ir con niños en la costa catalana son las playas Calabecs y Waikiki en Tarragona. Son playas paradisíacas rodeadas de la naturaleza más salvaje, por lo que no son aptas para cochecitos ni para niños muy pequeños.

Si nuestros niños son mayores y queremos disfrutar de una ruta aventurera, no hay nada que les guste más que adentrarse en este angosto territorio para desembocar en una de las playas más curiosas de Cataluña. Un agradable paseo entre pinos desemboca en las calas de agua cristalina y arena fina. Ten en cuenta que no hay chiringuitos ni duchas pero bien equipados con víveres y suministros varios podéis pasar una agradable tarde en familia.