Las maravillas de La Pedrera de Barcelona

Barcelona es una ciudad que alberga varias de las atracciones turísticas más destacadas de Europa, es por eso que cuenta con los mejores hospedajes, al estilo del Mercedes Heritage Apartments. Gran parte de las maravillas que ofrece son creaciones humanas llevadas a cabo por artistas y estudiados de renombre, que se han preservado en el tiempo para el deleite de todo aquel que se destine a conocer la hermosa ciudad.

Cataluña, Patrimonio de la Humanidad

En Barcelona se encuentra Cataluña, una comunidad autónoma ubicada al nordeste de la península Ibérica y considerada una nacionalidad histórica. Si entre los destinos de tus viajes está conocer Cataluña, debes saber que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, debido a su inmenso contenido cultural y natural.

Gaudí, arquitecto modernista

Uno de los autores que participaron en las obras que forman parte de la ciudad de Cataluña fue Antoni Gaudí, quien contribuyó en gran parte con la arquitectura modernista.

Entre sus obras destacan la fachada del Nacimiento y la cripta de la Sagrada Familia, la Casa Vicens y la Casa Batlló; también resaltan el Parque Güell, el Palacio Güell y, por supuesto, la Casa Milá, comúnmente conocida como La Pedrera de Barcelona.

Un poco de su historia

La Pedrera de Barcelona (la cantera) fue construida en el Distrito del Ensanche de Barcelona entre los años 1906 y 1910 por encargo del matrimonio entre Pedro Milá y Camps y Roser Segimon i Artells.

Gaudí contó con la colaboración de varios ayudantes y del constructor Joseph Bayó i Font, quienes trabajaron en conjunto en la construcción de la Casa de Batlló.

En el año 1969 fue declarada Patrimonio Histórico-Artístico de Carácter Nacional; luego, en 1984, fue incluida en el Lugar Patrimonio de la Humanidad “Obras de Antoni Gaudí”, junto a la Cripta de la Colonia Güell, el Palacio Güell y el Parque Güell.

Fue abierta como atracción turística en 1987, y desde entonces ha recibido a más de 30 millones de visitantes, una cifra que da una estadística de 1 millón de visitantes cada año, convirtiendo a la Casa de Milá en uno de los diez monumentos más visitados de toda España.

¿Entonces no se llama La Pedrera?

Un hecho curioso acerca de su nombre coloquial es que fue acuñado por los residentes y los diarios puesto que, entre críticas y sátiras, la apodaban “la cantera” o “la pedrera”.

Este nombre fue otorgado debido a que en aquella época su diseño rompía con los estándares establecidos y difería en demasía con el resto de las edificaciones, que hasta entonces se encontraban terminadas en las zonas aledañas.

¿Cómo llegar?

La Pedrera de Barcelona se encuentra en el número 92 de paseo de Gràcia, una de las principales y más relevantes avenidas de Cataluña, y su fama se debe al invaluable contenido cultural y turístico, así como por sus negocios y áreas comerciales. Se encuentra en la parte central de la ciudad, conocida como el Ensanche barcelonés, y conecta con la calle Mayor de Gràcia al oeste y la Plaza de Cataluña al este.

Llegar a la Casa Milá es muy fácil, ya que se encuentra a menos de cuatro minutos caminando desde la estación de Metro Diagonal de la Línea 5, saliendo por Rambla Catalunya.

Horarios, costos y tarifas

La Casa de Milá abre sus puertas todos los días del año de 9:00 a 20:00 y de 21:30 a 23:00. Los costos son:

  • Entrada general: 22 euros.
  • Niños (7 a 12 años): 11 euros.
  • Niños (0 a 6 años): gratuito.
  • Estudiantes: 16,50 euros.
  • Personas con discapacidad: 16,50 euros.
  • Mayor de 65 años: 16,50 euros.
  • Residentes de Cataluña: 12 euros.
  • Niño de residente Cataluña (7 a 12 años): 6 euros.

Para las personas con una discapacidad de un 33 % la entrada es de 16,50 euros, mientras que las personas cuya discapacidad sea igual o mayor a 65 % o tengan la necesidad de una acompañante acreditada, la entrada es de 16,50 euros y el acompañante gratuito.

Sin duda alguna, La Pedrera de Barcelona es una de los mejores destinos que se pueden apuntar en la lista de cosas por hacer en esta vida.