La majestuosidad de la Sagrada Familia

El templo expiatorio de la Sagrada Familia en Barcelona —o simplemente Sagrada Familia, nombre por el cual es más conocido— es una estructura religiosa diseñada por Antonio Gaudí hace 138 años. Esta imponente construcción es una de las más famosas y reconocidas no solo de Barcelona, sino del mundo entero.

Un poco de historia

Fue en el año de 1866 cuando se dio el primer paso en dirección a la construcción de esta obra monumental: la fundación de la Asociación Espiritual de Devotos de San José. Desde esta asociación se promovió la construcción de un templo, cuyo protagonista debía ser la Sagrada Familia.

No fue sino hasta el 19 de marzo de 1882 cuando comenzó efectivamente la construcción del templo. En principio, el encargado de la obra era el arquitecto Francisco de Paula del Villar y Lozano; sin embargo, a raíz de algunas diferencias este renunció al proyecto y fue sustituido posteriormente por Antonio Gaudí.

Toda la construcción se llevó a cabo gracias a donativos que recibía la asociación. Como consecuencia de una donación más generosa, Gaudí tomó la decisión de cambiar el rumbo de diseño llevado hasta el momento —enfocado en un acabado al estilo neogótico— y quiso atreverse a crear algo más imponente y poco convencional.

Fue así como se pensó en una iglesia que fuera de gran tamaño, con grandes torres incorporadas, estructura que resultó mucho más majestuosa.

Este grandioso templo sigue en constante renovación. El proyecto ocupó los últimos años de  Gaudí y el arquitecto murió antes de poder finalizarlo. Sin embargo, los planos diseñados por este artista permanecen hasta el día de hoy, gracias a lo cual se ha podido seguir construyendo el templo según el diseño creado por él.

¿Cuáles son los principales elementos del templo?

Sin lugar a dudas, puede decirse que la Sagrada Familia es uno de los monumentos barceloneses que más visitas tiene tanto de locales como de turistas, y es que la belleza de la estructura recrea la vista de una forma espectacular.

La construcción entera puede dividirse en tres áreas principales: las fachadas, las torres y la parte interna:

Fachadas

Son tres en total y, como todos los elementos de la Sagrada Familia, están cargadas de aspectos simbólicos.

Una de las fachadas lleva por nombre “Fachada del nacimiento”, y su característica principal es que está decorada con bastante esmero y con elementos que hacen pensar en vida naciente. Esta fachada quiere representar el nacimiento de Jesucristo.

La segunda fachada que puede admirarse es la “Fachada de la pasión”. Contrasta con la primera al ser evidentemente menos adornada, siendo más bien una estructura sobria cuyo simbolismo viene a representar los momentos de sufrimiento que padeció Jesús cuando fue crucificado.

Por último, la tercera fachada que ofrece la Sagrada Familia es la “Fachada de la gloria”. Esta es la más impresionante de todas y se considera como la principal fachada del templo. Los elementos a los que hace referencia son el Juicio Final, la muerte, la gloria y el infierno.

Esta última fachada quedó incompleta en su momento, pero Gaudí estaba al tanto de que probablemente no podría acabarla, por lo que dejó varios bocetos que ayudan a los siguientes arquitectos a concluir con el proyecto tal y como lo imaginó Gaudí.

Torres

Antonio Gaudí concibió 18 torres en total, y en la actualidad solo hay 8 construidas. Todo el templo está lleno de simbolismos, y las torres no son excepción.

El arquitecto imaginó 18 torres, cada una representando a un elemento en particular y cada una con una altura específica, según la jerarquía de la persona representada: una representa a María, cuatro a los evangelistas, doce a los apóstoles y una a Jesucristo.

Estas torres son uno de los elementos más llamativos para los turistas e interesados en este tipo de arte, dado que es posible subir a algunas de estas y vislumbrar la impresionante vista de Barcelona desde lo alto.

Parte interna

La mayor inspiración de Gaudí para este templo fue la naturaleza, y esto explica la razón por la cual en el interior de la estructura pueden encontrarse varias columnas hechas de piedra, pero con forma de árboles.

¿Cómo visitarlo?

El templo queda en la C/ Marina N° 41; es posible llegar en transporte particular así como en bus y en metro. Ofrece visitas guiadas que están disponibles en diferentes horarios según la temporada: de noviembre a febrero pueden reservarse desde las 9:00 hasta las 18:00 h, en marzo y en octubre están disponibles de 9:00 a 19:00 h y de abril a septiembre de 9:00 a 20:00 h.

Los días 25 y 26 de diciembre, y 1 y 6 de enero también es posible visitar el templo, solo que en un horario más restringido: de 9:00 a 14:00 h. Hay diversos tipos de visitas guiadas: individuales, grupales, para escuelas, con acceso a las torres o con audioguía. Los precios van desde 15 hasta 29 euros.