Las grandes urbes del mundo se caracterizan por los generosos espacios que dedican al encuentro ciudadano. Barcelona cuenta con magníficos espacios con estas cualidades, donde se manifiesta toda la esencia cultural e histórica de su identidad como pueblo mediterráneo legendario.

En las calles más importantes de Barcelona se puede apreciar la efervecencia de una cosmopolita que disfruta y agradece a plenitud las áreas públicas, donde puede darle rienda suelta a sus necesidades de esparcimiento y recreación.

Las Ramblas

No hay duda alguna de que el elemento de este género con mayor renombre a nivel regional y global es la avenida Las Ramblas. En su longitud de algo más de un kilómetro se respira en el ambiente toda la tradición catalana que identifica a su gente.

Es un paseo que inicia en la emblemática Plaza Cataluña y que desemboca en el monumento a Colón, a escasos metros del Puerto Viejo. En su recorrido se aprecian edificaciones imponentes que forman parte del vivir cultural de la ciudad; eso sin mencionar su variada oferta de tapas y vida social nocturna que son muy reconocidas.

El Paseo de Gracia

Otra importante avenida muy concurrida por su importancia comercial es el Paseo de Gracia. Allí se pueden visitar tiendas de las mejores marcas y disfrutar de obras monumentales del genio de uno de los artistas más importantes de la ciudad, como lo es Antoni Gaudí.

La casa Batlló o la Casa Milà son dos edificaciones proyectadas por él que engalanan este imponente paseo. Es una de las zonas más ostentosas de España y se extiende por 1,3 kilómetros antes de encontrarse con extremo norte de la Plaza Cataluña; solo hay que bordear la plaza para entonces empalmar con Las Ramblas y completar un bello paseo hasta el puerto.

Si planeáis visitar Barcelona, no cabe duda que una opción muy conveniente es hospedarse en Mercedes Heritage Apartments, que está estratégicamente ubicado a muy pocos minutos de estos ejes viales y, en general, muy cerca de las atracciones turísticas principales de corte histórico y cultural de la Ciudad Condal.

La Gran Vía de las Cortes Catalanas

Otro ejemplo de encanto de la infraestructura urbana de la capital catalana es La Gran Vía. Este corredor tiene una longitud total de 13 kilómetros y atraviesa de punta a punta la ciudad, interceptando al Paseo de Gracia 200 metros al norte de la Plaza Cataluña, cerca de los Jardines de la Reina Victoria, que es parada obligada para el visitante.

La Gran vía es un corredor vial de gran importancia y el segundo más largo que recorre los espacios de la ciudad, abarcando desde el L’ Hospitalet al sur, y hasta Sant Adrià del Besòs al límite norte de la urbe. Por su longitud hay que recorrerla en coche y hacer paradas estratégicas para disfrutar de sus atractivos.

La Puerta del Ángel

Envuelta en el mágico manto de la leyenda que cuenta que un ángel apareció justo allí en a principios del siglo XV, para ofrecer protección y velar por la ciudad. Por esto adoptó esa celestial  denominación.

Esta avenida es de los lugares más concurridos durante todo el año. Es una vía peatonal en donde se encuentra una buena cantidad de tiendas y locales comerciales, y es el lugar ideal si el plan es ir de shopping.

Confluye con la Plaza de Cataluña, en su extremo este y es muy común –especialmente los fines de semana– encontrar artistas de calle ofreciendo su talento al aire libre. También pueden encontrarse a los artesanos que, a lo largo de su recorrido, ofrecen sus más diversos productos. Es una zona de alto valor comercial y en esta se encuentran tiendas de mucho prestigio.

Avenida de Gaudí

En este recuento de calles y avenidas de Barcelona no podía faltar la que lleva el nombre de uno de sus más grandes artistas y prohombre de la modernidad de esta gran capital.

La Avenida de Gaudí extiende sus aproximados 700 metros de norte a sur en el Distrito de Ensanche, rompiendo la cuadrícula urbanística y  creando una suerte de atajo para unir a una de sus grandes obras: la Catedral de la Sagrada Familia con el Hospital de Sant Pau.

Es un espacio urbano en donde se aprecian muchos detalles de arte moderno evidenciados en sus luminarias y banquetas, en donde los peatones pueden disfrutar cortos descansos para ojear los diarios o refrescarse con alguna bebida de las que ofrecen los diversos bares y comederos con terrazas presentes en su periferia.

Definitivamente, Barcelona ofrece un sin fin de espacios públicos donde se expresa la fuerza y energía de su ciudadanía. En tu visita a Barcelona no puedes dejar de hacer este recorrido y dejarte contagiar de su carácter cosmopolita.