El escondite de los rincones secretos en Barcelona

La ciudad Condal es una metrópolis increíble porque está cargada de belleza, cultura, buena energía y exquisito comer. Muchos turistas que llegan a Mercedes Heritage Apartments ya conocen las principales atracciones, como la Plaza Cataluña, Montjuic, el Paseo de Gracia, el Palacio de la Música, entre otros.

Pero lo que locales sí conocen son aquellos rincones escondidos, que son una verdadera joya: difíciles de encontrar pero infinitamente hermosos.

Para que disfrutéis y conozcáis Barcelona como se debe, os presentamos una lista de aquellos secretos que esconde esta urbe:

Refugios antiaéreos

La segunda metrópolis más poblada de España también se puede conocer debajo de la tierra y esto se debe a la Guerra Civil española.

Barcelona fue el primer poblado bombardeado sistemáticamente; para protegerse de esa situación, la Generalitat de Catalunya buscó soluciones para preservar la vida de sus habitantes. La opción la proporcionó el ingeniero industrial Ramón Perera, quien diseño estos túneles subterráneos.

Tanto expertos como toda la ciudadanía colaboraron en la construcción de unos 1400 refugios solo en esta ciudad.

Actualmente cuatro de estos túneles están abiertos al público y se pueden visitar. El primero es el 307 del Poble Sec, ubicado al pie de Montjuic. Es uno de los más grandes con una capacidad para albergar a dos mil personas aproximadamente.

El segundo queda en el barrio de Gracia y recibe el nombre del refugio de la Plaza del Diamante. Se descubrió en 1992 por trabajos de investigación y, después de ser restaurado, en el 2006 abrió sus puertas. Este es mucho más pequeño y puede albergar solo a 200 personas.

En esta misma zona se encuentra otro subterráneo llamado la Plaza de la Revolución. No siempre está abierto, ya que sus condiciones no son óptimas, pero se encontró durante la remodelación de la plaza.

Quizás el refugio más conservado es el del Palacio de les Heures. Está en tan buen estado que hasta mantiene en funcionamiento su sistema eléctrico. Para ingresar se debe contar con el permiso de la Universidad y la Diputación de Barcelona.

Hay muchos más túneles regados por toda la superficie. No obstante, no muchos se pueden observar de cerca porque pertenecen a entes privados.

La Casa Vicens

Tanto los locales como los turistas conocen o les es familiar el nombre de Antonio Gaudí; inclusive, conocer la basílica católica de la Sagrada Familia es un paseo obligatorio. A este plan necesario se le suman dos obras más de este autor: el Parque Güell y la Casa Milá.

Pero hasta Gaudí tiene sus secretos escondidos en Barcelona y este es la Casa Vicens. Esta infraestructura fue la primera obra de importancia de este español tras convertirse formalmente en arquitecto. Está ubicada en la calle de las Carolinas 18-24, dentro del distrito de Gracia.

A pesar de ser construida entre 1883 y 1888, tan solo al observarla a simple vista se denota que se trata de arte moderno y muy avanzado para su época. Es una mezcla de aires del cercano y lejano oriente, así como del arte generado por la cultura islámica.

Parque del Laberinto de Horta

Es el más antiguo de Barcelona y cuenta con dos jardines: uno neoclásico y otro romántico. Pero sin duda, lo más llamativo de esta instalación en el laberinto de arbustos, tan irreal que parece sacado de una película.

A pesar de ser frecuentado por los citadinos, los extranjeros no suelen incluir esta atracción en su lista, decisión errónea porque este lugar transmite una energía mágica. Además, es muy divertido jugar a perderse entre las murallas verdes.

Está ubicado en Passeig dels Castanyers y trabaja desde las 10:00 hasta las 20:00 h. El costo de la entrada es muy económico.

La biblioteca Arús

Usualmente las bibliotecas no forman parte del plan preferido de un turista. No obstante, este lugar maravilla. Tiene una de las colecciones más completas en cuanto al movimiento cultural y social. Además, la decoración en sí es magnífica; incluso, está a la altura de cualquier película norteamericana de los años setenta u ochenta.

Esta estructura ubicada en Passeig Sant Joan 26, muy cerca del Arco del Triunfo, tiene más para ofrecer. Aquí podéis contemplar la Estatua de la Libertad de Barcelona, una de las pocas réplicas que existen en el mundo de la verdadera situada en Nueva York.

Torre de Collserola

Se trata de un espectáculo moderno y lleno de vértigo, ya que es una estructura compuesta por trece plataformas. En el piso 10 hay un mirador que regala una de las vistas más hermosas de la ciudad.

El Parque de Collserola está en la carretera de Vallvidrera al Tibidabo, por lo que no es tan concurrido, pero sí está lleno maravillosos paisajes.

Barcelona es una de las metrópolis más entretenidas del mundo, no solo por sus monumentos, plazas, museos, jardines, atracciones y más, sino también por ser un poblado que guarda secretos en cada uno de sus rincones, escondiendo detrás una interesante historia.