Dónde esquiar cerca de Barcelona

Muy cerca de Barcelona podrás encontrar los mejores sitios para hacer esas escapadas de nieve tan encantadoras y divertidas. En cualquiera de las estaciones cercanas a la ciudad condal podrás disfrutar de un día de esquí memorable, y llenarte de hermosos recuerdos de la experiencia barcelonesa.

Llega la época de la nieve y es el momento ideal para conocer esa otra cara de Barcelona, pues cerca de su epicentro podrás vivir una experiencia nevada excepcional. A solo 150 kilómetros de distancia, que se recorren en apenas unas dos horas, tendrás un amplio abanico de posibilidades para hacer deporte en la nieve y disfrutar del hermoso paisaje nevado.

A continuación listamos para ti las estaciones de esquí más destacadas a las que podrás llegar desde tu hospedaje en Barcelona:

Port del Comte

Los pinos negros que rodean esta estación son su característica más destacada. Este espacio es ideal para disfrutar en familia y suele estar más vacío que otros, por lo que es el lugar perfecto para ir con niños o si se busca una distracción tranquila.

La estación completa ofrece 50 kilómetros en donde se puede esquiar; en total son 38 pistas disponibles que varían en cuanto a la dificultad que presentan.

Sus espacios están muy bien demarcados tomando en cuenta los niveles de exigencia de cada ruta; de hecho, se han establecido tres zonas: la llamada zona del Hotel, en donde practican aquellos que están aprendiendo a esquiar; la zona del Sucre, acondicionada para quienes tienen un nivel intermedio; y la zona de l’Estivela, perfecta para los más experimentados.

Port del Comte se encuentra ubicado en la comarca del Solsonés, a aproximadamente 1 hora y media de Barcelona. La entrada a la estación tiene un valor de 34 euros en temporada alta y unos 28 euros en temporada baja.

La Molina

Se trata de una estación que ofrece nada menos que 63 pistas de esquí a sus visitantes, que cuentan con baja, media y alta dificultad.

El elemento más destacado de esta estación es que tiene un equipamiento completo que responde a las necesidades de las personas con discapacidad. Los más de 70 años que han pasado desde su fundación dan fe del profesionalismo y excelente calidad de esta estación de esquí, punto de referencia importante en la región.

En total son 68 kilómetros los que se pueden recorrer por medio de sus pistas. Además, tiene un área específicamente diseñada para aquellos que están iniciándose en este deporte, por lo que la práctica podrá ser tranquila y con menos riesgos.

Para visitar la estación La Molina hay que trasladarse al Pirineo Catalán, ubicado en la provincia de Girona, específicamente en el municipio de Alp. En temporada alta es posible disfrutar de una jornada en este hermoso sitio por un valor que ronda los 38 euros.

Vall de Núria

Esta estación es una de las más concurridas debido a que es la que queda más cerca de Barcelona. Una de las atracciones de este hermoso lugar es el tren cremallera que atraviesa unos 12,5 kilómetros, y que es la única forma de llegar a las pistas que ofrece la estación.

Dicho tren se demora 40 minutos en llegar a las pistas y llega a una altura de unos 1000 metros, por lo que de seguro solo este traslado será una experiencia memorable.

Una vez arriba es posible hacer uso de 11 pistas, que ocupan unos 7,6 kilómetros en total. Muchos de los espacios disponibles son ideales para principiantes, por lo que también se trata de una estación bastante familiar y de ambiente tranquilo.

Con solo 24 euros es posible disfrutar de una jornada en el Vall de Núria, que se encuentra a escasos 119 kilómetros de Barcelona.