Gracias a la céntrica ubicación de los apartamentos Mercedes Heritage, se puede llegar fácilmente a muchas churrerías, varias de ellas de renombre.

En Cataluña se puede tomar chocolate con churros en las cafeterías, que reciben el nombre de “granjas” para aludir a su pasado de fábrica de leche.

La mayoría de las xurrerías se encuentran en el centro, muy cerca para ir caminando desde los apartamentos Mercedes Heritage; y en el Born, donde también está el museo del chocolate.

Si ya se os está haciendo agua la boca de solo pensar en mojar los churros en un espeso chocolate, a continuación compartimos una lista de las mejores churrerías de Barcelona:

Xurrería Sagrada Familia

Esta empresa familiar comenzó a funcionar en 1950 y ofrece sus productos artesanales a otros locales.

Sus populares churros con chocolates de pura fabricación artesanal pueden tomarse para llevar o degustarlos en su terraza con la vista de la impresionante Sagrada Familia.

Se caracteriza por sus buenos precios y por ofrecer también otros productos como cortezas de cerdo, empanadillas de cabello de ángel, churros rellenos y más.

Desde los apartamentos Mercedes Heritage se puede llegar en Metro en la L5 dirección Vall d’ Hebron. En unos 15 minutos ya estaréis allí.

Churrería Comaxurros

Es la más moderna de Barcelona, con su aviso de neón rosa y sus dibujitos en las paredes.

Si bien sirven los tradicionales churros, tienen una apuesta por la innovación con churros rellenos de trufas, maracuyá, fruta de la pasión y más. Está ubicado en Carrer de Muntaner.

Xurrería dels Banys Nous

Esta xurrería tiene ese encanto clásico. Es un local muy modesto y tradicional, donde el churrero viste con bata blanca y gorro. Los sirven en cono de papel y se piden para llevar, pues no hay sitio para quedarse.

El sabor marca la diferencia de estos churros, por eso suele estar abarrotada de locales y de turistas, que quieren comerse unos churritos cuando el gusto le gana a la fritura.

Xurrería Laietana

En un local pequeño con unos pocos taburetes podéis calentarse el espíritu con unos tradicionales churros. En verano también podéis matar ese antojito, aunque algunos días cierran.

Su estilo tradicional ordena que los churros se hagan al momento, así que vais a gozar de su exterior crujiente y su interior tiernito.

Para comerse esos ricos churros con chocolate en Laietana, deben hacer un viaje de solo 10 minutos en coche y más o menos 15 en transporte público desde su hospedaje en apartamentos Mercedes Heritage.

Churrería “La Churre”

¿Habéis pasado una noche de juerga y queréis desayunar como los dioses? Con sus horarios especiales para noctámbulos y madrugadores, en La Churre podéis tomar un desayuno espectacular de churros con chocolate.

También venden croissants, ensaimadas y otras bollerías. Pero el desayuno estelar y más demandado es el chocolate con churros. No os lo podéis perder.

La Pallaresa Churrería-Chocolatería

Buscando tradición y platos generosos y suculentos, debéis ir a La Pallaresa Churrería-Chocolatería.

Desayunos y meriendas han deleitado a centenares desde 1947, con su característico estilo de servir con abundante esmero.

Son populares los suizos y chocolates a la taza con esa capa de nata que los corona con galantería.

Chocolatería La Nenas

Siempre está llena porque sus desayunos y meriendas han conquistado a propios y extraños.

En La Nena los churros con chocolate son para chuparse los dedos, pero también sus pasteles, creppes, bollería, tartaletas y más.

Ellos preparan toda su respostería y ahora tienen una línea artesanal libre de gluten. En la L5 del Metro llegaréis en unos 25 minutos a deleitarse con los sabores y el pintoresco ambiente de La Nena.

Granja Viader

Si de verdadera tradición hablamos, la Granja Viader viene a dictar cátedra.

Cinco generaciones al frente del negocio que inició como granja de lechería y que hoy sigue elaborando sus quesos, bizcochos y sus churros con chocolate.

La tarta de queso, la de manzana y el bizcocho son sus platos estrellas. Podéis pedir una “merienda tradicional” para conocer de qué se trata y dejarse enamorar por el aroma del chocolate caliente, un plato de nata y unos melindros.

Related Posts