Barcelona es una ciudad abierta a todo y a todos. Sus bulevares, sus monumentos y su historia son toda una obra de arte a merced de visitantes y locales. Las familias encuentran en esta ciudad una armonía única y por ello se consolida como el destino favorito para muchas de ellas.

Sin duda, Barcelona con niños es color, es magia, es ilusión. Así que hoy queremos enseñarte algunos lugares imprescindibles para ver Barcelona con niños y sacar el máximo partido posible a una ciudad sin límites.

En busca de las hadas perdidas

Si algo tiene la Ciudad Condal es mitología, reminiscencias a la naturaleza y mucha magia. Las Ramblas de Barcelona son un ejemplo de ello. De hecho, deambular bajo sus árboles es el camino perfecto para ir en busca de las hadas perdidas, y puede ser un emocionante juego para los más pequeños.

Bosc de les Fades

Así, casi al final de la travesía, divisando el mar al fondo, si giramos a la izquierda por el Passatge de la Banca, veremos al final una recóndita cafetería llamada Bosc de les Fades que alberga el tesoro de las hadas perdidas. Un lugar resguardado de la luz solar donde el sonido del agua de las fuentes se entremezcla con árboles recreando un bosque repleto de sensaciones. Y entre arbusto y arbusto, si nos fijamos bien, podremos ver escabullirse a las hadas.

Un paseo bajo el mar

Barcelona con niños es sinónimo de aventura. Y para ello no hay nada mejor que dar un paseo bajo el mar rodeado de tiburones. No, no hay por qué preocuparse, hablamos del Aquarium de Barcelona, situado en el Maremagnum, en el Port Vell de la ciudad.

aquiarium de barcelona

Más de 400 especies subacuáticas nadan a sus anchas en este espacio pensado para familias y amantes de la biodiversidad. Destacan sus túneles subacuáticos entre los que pasar bajo todo tipo de peces, entre ellos tiburones que dejan boquiabiertos a los niños, embelesados ante tal majestuosidad de la naturaleza.

Hasta el infinito y más allá

No hay viaje en familia que no suponga un aprendizaje. Por ello, una de las visitas obligadas para ver Barcelona con niños es una sesión de autodescubrimiento y conocimiento del mundo que nos rodea. Sí, hablamos del museo de ciencia y tecnología de Barcelona: el CosmoCaixa.

cosmocaixa

Se trata de un espacio con multitud de actividades que enseñan los principios de la ciencia a los más pequeños. Contiene salas de exposiciones permanentes e itinerantes, así como avistamiento de reptiles o incluso un Planetarium donde volar hasta el infinito y más allá, descubriendo la magia del universo que nos rodea con miles de sensaciones inolvidables.

Un viaje en el tiempo por el Poble Espanyol

Cerca de Montjüic se encuentra el Poble Espanyol, un escenario que nos transporta directamente al pasado y nos enseña al mismo tiempo diferentes estilos arquitectónicos. Este espacio reproduce estilos de fachadas de diferentes edificios de toda España, por lo que se crean diferentes calles con obras de arte a escala real que nos enseñan el paso del tiempo.

poble espanyol

Hay muchos puestos, restaurantes y talleres artesanales, donde los niños pueden descubrir la labor del soplador de vidrio, ya que muchos productos no solo los venden allí sino que los fabrican.

La guinda al pastel: Barcelona con niños en El Tibidabo

Todas las familias que vienen a Barcelona lo tienen claro: la guinda al pastel del viaje la pone el Parc del Tibidabo. Se trata de una montaña, al norte de la ciudad, en la que volver a la infancia con nuestros pequeños y disfrutar de los servicios típicos de un parque de atracciones. Eso sí, con unas vistas maravillosas a toda la ciudad que se expande hacia perderse en el horizonte del mar.

parc tibidabo

El Parc del Tibidabo cuenta con numerosas atracciones como columpios, aviones, el giradabo, la granota e incluso un castillo misterioso para descubrir en familia.